Marc Puente y Pilar Sánchez (vocalistas del grupo) junto a Juanan San Martín. (FOTO: Chema Granados)

 

La banda procedente de la localidad barcelonesa de Badalona se encuentra ultimando los detalles de Otros Menesteres, un disco que han grabado con Juanan San Martín en los Estudios Sonido XXI de Esparza de Galar (Navarra), donde charlamos con Marc Puente.

 

Pan de Higo es una banda cuyo bagaje se ha caracterizado por la personalidad propia. Muy arduo camino, y a veces peligroso, el que se orienta de cara al norte, ambicionando siempre hallar luz bajo las sombras más recónditas. Su trayectoria está jalonada de sonidos duros pero melódicos, de intencionalidad y destreza estilística, y en su amplio recorrido, han ido recogiendo muchas de esas prebendas que la música otorga a quien decide embarcarse en la búsqueda más allá de la línea del horizonte. Los de Badalona han encarado la grabación de su cuarto disco, un hito en su carrera, y una vez más, han vuelto a la que ya consideran como su casa, los Estudios Sonido XXI de Esparza de Galar, ubicados en una pequeña población cercana a Pamplona, rodeados de monte y silencio. Hasta allí me desplacé, ilusionado por lo que me iba a encontrar, y sobre todo, por ese nuevo puñado de canciones inéditas que para un fan de la banda siempre son una especie de tesoro por hallar.

En la imagen, Pilar Sánchez grabando algunas de las voces de 'Otros Menesteres'. (FOTO: Chema Granados)

 

Sentía también un especial nerviosismo por descubrir Sonido XXI, unos míticos estudios de grabación, en los que se han registrado los discos más esenciales de la historia del rock de este país, con aportaciones como las de Marea, Koma, La Fuga, El Último Ke Zierre, Tierra Santa o las de Rulo y La Contrabanda. Además, estaba el rencuentro con Juanan San Martín, uno de esos gurús del rock, a la sazón teclista de Tierra Santa, y todo un personaje cargado de modestia y humanidad. Mi llegada al estudio coincidió con los últimos retoques instrumentales. Quedaba muy poco para terminar el disco: algunos solos de guitarra, voces en tres o cuatro temas y los arreglos de última hora. Sinceramente, el resultado me conmovió. Suenan a Pan de Higo, una vez más, pero han elaborado otras tesituras, y otros recursos que me han impresionado sobremanera. La presencia de Juanan San Martín y el hecho de ser el productor de todos sus discos han transferido al resultado final gran brillantez, ya que con el paso de los años esta relación se ha convertido en una amistad inquebrantable. Preguntados acerca de la importancia de este binomio producción-amistad, ellos lo tienen meridianamente claro: “Cuando formas una banda de rock todo son principios, ideas, y el tema de la producción tiene que formar parte de la propia banda, es decir, debe de ser un miembro más de la banda. Juanan San Martín forma parte de esta banda, y al margen del nivel técnico y de sonido del estudio que es impresionante, ya que quizá sea uno de los mejores estudios que hay en España, es la relación humana con Juanan San Martín, y esto es muy importante”. Además, comprobamos como el factor ambiental puede resultar beneficioso y hasta tonificante… “Sí, el estudio esta en un pueblecito que se llama Esparza de Galar, que está algo retirado de Pamplona y es un pueblecito en el que no hay nada más que eso. Y allí está el estudio, y esto te obliga a tener cierta concentración. Nosotros pensamos que cuando vas a grabar tienes que estar concentrado. Son maneras de ver las cosas. A nosotros nos gusta esto; estar tranquilos, rodeados de monte y sin más”.

Juan Rafael Rodríguez y Marc Puente, las guitarras eléctricas de Pan de Higo. (FOTO: Chema Granados)

 

Conocer ampliamente el trabajo de esta banda desde sus inicios me ofrece una mayor capacidad de juicio para ser mucho más objetivo, a la hora de razonar los resultados. Por eso, este disco me ha sorprendido por la profundidad de las emociones que se expresan en muchas de las canciones que componen en repertorio, como la deliciosa y subyugante ‘A La Sombra De Una Higuera’ con una elaborada soflama emocional y cientos de arreglos maravillosos, sin olvidarnos de ‘Interludio’, ‘Otros Menesteres’ o ‘Trago Amargo’, con guitarras pujantes y envolventes. Como curiosidad, cabe decir que el disco no cuenta, a diferencia de otras grabaciones, con colaboraciones de artistas conocidos, y que contiene su primera canción grabada en catalán: ‘Somnabul Del Teu Mon’, un tema que iba a grabarse a dos voces, pero que finalmente se grabó exclusivamente con la imponente voz de Pilar Sánchez. También en este disco hay temas con el sello propio de Pan de Higo, como ‘Hormigas y Sortijas’, ‘Barco De Papel’ u ‘Otros Menesteres’. Un disco con el que han dinamitado con autoridad, la etiqueta de grupo de rock urbano con que los periodistas nos hemos acostumbrado a clasificarles, para abrazar sin tapujos un concepto mucho más amplio. “Cuando se graba un disco, siempre se piensa que es el mejor. Yo creo en eso. Yo creo que es un paso más adelante. Pan de Higo es un grupo currante, éste es un paso más y está hecho con todas las ganas del mundo. Nunca hemos creído que este disco va a ser un pelotazo; es un paso más de la banda”. En el disco, se aprecia cierta evolución. “Yo creo que el grupo adquiere experiencia y aprende a encontrar su sonido personal. Pan de Higo es lo ha que ha venido buscando en cada uno de sus discos: desarrollar nuestro estilo. Este disco está enfocado en esto mismo. Que lo consigamos o no, eso lo tendrá que decidir el público. Todo nuestro afán es conseguir que Pan de Higo suene a Pan de Higo”.

Momento de la grabación de las guitarras de Marc Puente para 'Otros Menesteres'. (FOTO: Chema Granados)

 

En esta ocasión, los barceloneses han buscado un contexto literario con un nexo de unión muy fuerte, con letras que se superponen sobre un mismo tema. “El disco en su totalidad habla de la música, por y para la música. Todo lo que está relacionado con la música. Todos los aspectos desconocidos, todo lo que rodea a este mundo, pero también recoge muchas sensaciones, criterios y opiniones. Todo esto está concentrado en el disco y cada canción habla precisamente de esto. Aquí tenemos una equis a despejar. Tú escuchas una canción y te preguntas de qué habla, pero si pones música en medio, encuentras una relación. Ésta es la esencia del disco. Seguimos en la línea de Pan de Higo, no nos hemos cortado a la hora de hacer medios tiempos, temas de desarrollo extenso o temas intimistas. Hemos hecho lo que nos gusta. Nunca hemos sido amantes de las etiquetas. Pan de Higo hace rocanrol y punto. Pan de Higo desarrolla su propio estilo. No nos cortamos si tenemos que hacer un tema más melancólico o un tema más acústico. El rock es algo más que cuatro por cuatro o según que compás. El rock es un sentimiento. Es una manera de ver la vida. Es una protesta. Hemos querido que sea un disco con muchos colores, pero siempre con el nexo de unión del rocanrol”.

 

(Texto y fotos: Chema Granados)

 

 
 

1 Comentarios

  1. SEBASTIAN RIOS MORILLAS says:

    SOIS LA OSTIA Y YO CREIA QUE CONLOQUILLO Y LOS TROLOGITAS SE ACAB0 EL ROK ESPAÑO PERO VEO QUENO DE PUTA MADRE DE ABEROS CONOCIDO,EN 8 TV ANDALUCIA HOY EN VIDEOS MUSICALES DESDE AHORA OTRO FAN BUESTRO

Deja tu comentario