En la imagen, Raúl Gutiérrez ("Rulo") con su productor de cabecera Javi San Martín. (FOTO: Rubén G. Herrera)

 

Nos desplazamos hasta Esparza de Galar (Navarra), hogar de los estudios Sonido XXI, donde el cántabro Raúl Gutiérrez nos descubrió con su habitual cordialidad los misterios de su segunda entrega en solitario, que se pondrá a la venta el próximo 25 de septiembre.

 

Descrito con acierto como un tipo confesamente tímido, capaz de convertir un saludo en una conversación, Rulo (ex La Fuga) manifiesta cierta inquietud al conducirnos hasta el control del estudio. Allí, Javi San Martín, su eterno productor, toma los mandos. Nos acomoda junto a compañeros de otros medios de comunicación y a algunos representantes de Warner Music y nos presenta a la criatura, de nombre Especies En Extinción. Es sólo una premezcla, a la espera de que las experimentadas manos del neoyorquino Joe Blaney terminen de darle forma, pero suena realmente bien.  El primer corte se titula ‘Al Infinito’. Rulo no se entretiene en dar explicaciones. “Los que hacemos canciones no sabemos expresarnos de otra manera, hablar de ellas sería redundar”. Toma el relevo ‘Divididos’, su primer single. Se trata de un medio tiempo brillante, que cuenta con la colaboración de un cuarteto de cuerda, cortesía de la sinfónica de Málaga. Nuestro interlocutor advierte en ella “un rollo Tom Petty”. La tercera canción, ‘El Prota’, es más dinámica que las anteriores y termina con un fade, que pone fin a un espectacular solo de guitarra de Dani Baraldés (“Pati”). En un alarde de sinceridad, el cántabro confiesa que no le gusta demasiado: “uno de los retos que nos planteamos fue que las once canciones fueran diferentes a todo la anterior. Ésta quizá sea la más continuista”. ‘Buscando El Mar’ se convierte rápidamente en una de nuestras favoritas; la estrofa, construida sobre acordes menores, mantiene un punto de tensión, que se diluye de forma magistral al llegar al estribillo. “Es lenta, pero intensa”.

Foto de familia de los asistentes a la preescucha del nuevo LP del músico cántabro. (FOTO: Rubén G. Herrera)

 

‘A Punto De Colapsar’ o “La Tarantino” como Javi y Rulo gustan en llamarla podría ser perfectamente una remisión al universo Pulp Fiction. Fue concebida con vistas a una posible colaboración de Andrés Calamaro, que finalmente no pudo ser, pero el de Reinosa la defiende con singular descaro. Dice ver “cuchillos y sangre” cuando llega el solo. El sexto corte, ‘A Solas’ define el ecuador de este nuevo trabajo. Se compuso cuando el disco estaba ya grabado, pero Rulo sentía que debía estar ahí. Tiene algo de Extremoduro y destaca por una medida colaboración de la pamplonica Airam Etxaniz a las voces. A continuación, sobrevienen el “blues rulerizado” de ‘Mi Pequeña Cicatriz’ y ‘El Mejor Veneno’, un trepidante rocanrol con vocación de directo. ‘La Flor’, con una duración de algo más de seis minutos es quizá “el tema más raro del disco”, debido a una estructura inusual y a unos desarrollos instrumentales ajenos a la trayectoria del cántabro. Es el arquetipo de la canción que requiere de varias escuchas para acabar convirtiéndose en favorita. ‘Amor En Vena’ fue una de las más difíciles. “Nos costó hacer caminar las estrofas pero ahora es lo que más nos gusta de esa canción”, confiesa Rulo. Finalmente, el broche de oro corre a cargo de ‘El Vals Del Adiós’. Fue la primera en ser escrita –su versión más primitiva ya hiciera las veces de outro durante algunos bolos de la pasada gira–, tiene un rollo fronterizo con matices arrancherados, que nos transporta a la Plaza Garibaldi de México D.F. La voz de Enrique Bunbury le va como anillo al dedo. En los próximos días reproduciremos la conversación que mantuvimos con el protagonista de esta nueva entrega discográfica tras la escucha de la misma.

 

(Texto: Román C. Casanova. Fotos: Rubén G. Herrera)

 

 
 

No hay comentarios

Puedes ser el primero en dejar tu comentario.

Deja tu comentario