Loquillo, en una imagen de promoción de su último DVD en directo en Las Ventas. (FOTO: Archivo del grupo)

Vemos bien que a los rockeros les distingan con premios institucionales. Independientemente de que nos gusten más o menos, es una manera de que el rock tenga voz en todas partes. Loquillo, Medalla de Oro de Barcelona, como fue hace unas semanas Rosendo en Madrid.

 

Loquillo afirmaba lo siguiente en redes sociales: “Recibo la Medalla de Honor de la ciudad de Barcelona agradecido. Agradecido a las calles del Clot, a los cabarets de Las Ramblas, al puerto y a la estiba, al baloncesto, a mi familia y a mis amigos porque me han construido de la forma que soy. A mi padre, el artillero Santiago Sanz, a Joan LLarch y a Antonio Rabinad. Barcelona fue y será mi primer amor”.

 

Ahí va su ‘Barcelona Ciudad’:

 

 

 

 
 

No hay comentarios

Puedes ser el primero en dejar tu comentario.

Deja tu comentario