Ilegales, con Jorge Martínez al frente, vuelve a deleitar a la vieja usanza, tema a tema. (FOTO: Juan Jesús Sánchez Santos - RockSesión)

Dada el pasado mes de enero, y con la mente creativa de Jorge Ilegal en plena ebullición, Ilegales decidió no esperar a tener listas las canciones para lanzar nuevo álbum, sino ir lanzándolas a medida que estén terminadas. ‘Juventud, Egolatría’ es la nueva pieza.

 

La nueva canción lleva por título ”Juventud, egolatría“, en claro homenaje a uno de los escritores que más ha influenciado a Jorge: Pío Baroja. Que este autor no esté exento de carácter punk no es casual y la elección de un título tan literario parece lo más oportuno para una canción que no es de las fáciles… Tampoco es casualidad que la novela homenajeada sea la más cañera y más contestataria de toda la obra del escritor, que siempre se caracterízó por sus frases lapidarias y por no casarse con nadie, algo muy propio de Jorge Martínez; pero que en este libro se acentúa especialmente, pues se empeña en no dejar títere con cabeza. Con semejantes mimbres, nadie podrá negar que el grupo asturiano y el escrito vasco tienen bastante en común.

El propio Jorge nos explica qué quiere contar en esta canción: Una constante en ese breve ensueño que llaman juventud es la egolatría, perfecto afecto en ese planeta, donde lo importante importa poco. Juventud: momento tan mágico, que está permitido apropiarse de conocimientos e ideas ajenas, o lo que es lo mismo, la incorporación al hecho cultural. ¿Recuerda usted cuando las propias convicciones aún no lo eran en absoluto? Es buen ejercicio de memoria explorar antiguas cicatrices y leerlas como marcas en un camino, por el que es imposible todo regreso. El futuro sólo es nieve tostada en la punta de mi espada, devorémoslo porque él está dispuesto a devorarnos, y que nuestra sonrisa sea para el enemigo corona de espinas.

 

Juventud, egolatría” está disponible en todas las plataformas digitales:

 

 

 

 
 

No hay comentarios

Puedes ser el primero en dejar tu comentario.

Deja tu comentario